El veto de la UEFA a la iluminación del arco iris en el estadio de Munich desata un ola de actos reivindicativos

Actualidad Destacados SCROLL Sucesos

El veto de la UEFA al plan de la alcaldía de Munich de iluminar con los colores del arco iris el estadio donde este miércoles 23 de junio (21 horas) se jugará el partido de Eurocopa Alemania-Hungría está desatando una ola de acciones reivindicativas en el fútbol y en la sociedad de Alemania. La iniciativa lanzada por el Ayuntamiento muniqués como respaldo a las personas LGTBI tras una reciente ley húngara ampliamente señalada como discriminatoria ha sido rechazada por la UEFA por tener “contexto político”.

El alcalde de Munich y promotor de la iniciativa, el socialdemócrata Dieter Reiter, ha exteriorizado su indignación. “Me parece vergonzoso que la UEFA nos prohíba aquí en Múnich enviar una señal de cosmopolitismo, tolerancia, respeto y solidaridad con las personas de la comunidad LGBTI –dijo el alcalde-. Hablamos mucho de política… pero no es política sino una señal de humanidad lo que queremos enviar”.

Por lo pronto, Munich ha anunciado que ornamentará con la bandera gay varios edificios de la ciudad, entre ellos el Ayuntamiento, una torre y una turbina eólica ubicada cerca del estadio Allianz Arena, que pertenece al FC Bayern. “Nos hubiera gustado que el Allianz Arena luciera con los colores del arco iris el miércoles –declaró el presidente del club, Herbert Hainer-. El cosmopolitismo y la tolerancia son valores fundamentales que defiende nuestra sociedad y que defiende el FC Bayern”.

Y van surgiendo a toda velocidad otras acciones. El estadio olímpico de Berlín y estadios de Frankfurt, Colonia, Wolfsburgo, Augsburgo y Darmstadt entre otros, han anunciado que se iluminarán con los colores del arco iris, y algún club ha pedido a la Bundesliga una acción conjunta de todos los estadios.

Pero es en el propio estadio muniqués donde esta noche podría producirse una apoteosis del arco iris de otro tipo. Los organizadores del desfile del orgullo gay de Munich, en asociación con Amnistía Internacional (AI), planean distribuir 11.000 banderas del arco iris a los espectadores del partido. Debido a las restricciones por la covid, habrá solo 14.000 asientos, por lo que esas banderas podrían resultar muy visibles.

El ministro alemán de Asuntos Europeos, Michael Roth, tuiteó que la decisión de la UEFA es “amarga, pero esperada” y alentó a los espectadores a mostrar los colores del arco iris en el estadio. La candidata de los verdes a la Cancillería en las elecciones del próximo septiembre, Annalena Baerbock, ha pedido a todos los alemanes que lo hagan.

Tras esta aplicación estricta de sus reglas sobre simbología política y religiosa, la UEFA afronta ahora duras críticas de quienes le reprochan esgrimir un doble lenguaje. En un intento de ofrecer alguna compensación por el veto, el organismo con sede en Nyon (Suiza) propone a Munich iluminar el estadio con los colores del arco iris “el 28 de junio, día de la Liberación de Christopher Street, o entre el 3 y el 9 de julio, que es la semana de la Christopher Street en Munich”. Las celebraciones del orgullo gay se celebran en torno a esos días en recuerdo de un levantamiento de homosexuales contra el abuso policial en junio de 1969 en la calle Christopher de Nueva York.

Fuente: La Vanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *