Joven agredido por su familia por ser gay: «Me han dado una paliza y me han echado a la calle»

Actualidad Destacados SCROLL Sucesos
  • Su madre lo dejó en la calle y el joven ahora vive en casa de su abuela

  • Raúl ha sufrido insultos, agresiones y amenazas por parte de su propia familia por su orientación sexual

Raúl está sufriendo un calvario. Hace unas semanas este joven de 18 años denunció a su madre y a su padrastro por agresiones físicas y verbales. “Como pongas una denuncia, estás muerto. Odio a los maricones” le advertía el novio de su madre. Tras una fuerte pelea lo echaron de casa. Se quedó con lo puesto. Sin ropa, sin dinero y sin sus pertenencias.

Desde que lo echaron, Raúl vive con su abuela, a tan solo dos casas de la de su madre. Esto también supuso un motivo de disputa entre madre e hija. “Mi madre le decía a mi abuela que me dejara en la calle”, lamenta. Este miércoles el joven estaba durmiendo cuando empezó a escuchar gritos. Era el hermano de su madre con su mujer gritándole “maricón, si no quitas la denuncia te vamos a matar”, le advertían. Ante esto el joven decidió no salir a la calle.

Recibió una llamada del Ayuntamiento de la localidad para presentar unos papeles, por lo que una vez se aseguró que sus tíos no estaban, decidió salir. Pero no era así, y sus tíos estaban esperándolo. Le preguntaron si iba a retirar la denuncia contra su madre. “Al decirles que no, empezaron a darme puñetazos en la cara y empecé a sangrar”. Después, lo tiraron al suelo. 

“Si no retiras la denuncia vamos a quemar la casa de tu abuela con vosotros dentro y saldrás en una caja de pino”, le dijeron. Su abuela intentó defenderlo de su hijo y de su nuera, pero esta la lanzó también al suelo, según cuenta Raúl. Su tío sacó un cuchillo del bolsillo, momento en el que intervino la Policía Local, que según denuncia el joven “no hizo nada, solo nos pidió los carnets de identidad y no lo detuvieron”. Tras esta nueva agresión el joven acudió al centro de salud de la localidad para que le curaran las heridas. 

Según consta en el parte médico al joven le rompieron las venas de la boca, además de presentar sangre en toda la cavidad oral y numerosos traumatismos por todo el cuerpo, por lo que se le remitió al hospital para que se le realizara una radiografía de la boca. Raúl no pudo acudir al hospital porque no tuvo cómo desplazarse hasta él. Más tarde presentó ante la Guardia Civil una denuncia solicitando una orden de alejamiento contra sus tíos, que se suma así a la solicitada contra su madre y su padrastro. 

Esa noche cenó en casa de unos amigos que más tarde lo acompañaron a casa porque Raúl no se atrevía a ir solo. Al llegar a su casa vio en la puerta a sus tíos y a la familia de su tía esperándolo. Tras requerir la presencia de la Policía Local y de la Guardia Civil, estos le acompañaron hasta casa. 

Reconoce que esa noche no consiguió dormir. Con tan solo 18 años esta en la calle y amenazado por toda su familia por ser homosexual. Su madre le dijo que si retiraba la denuncia le devolvía su ropa, al no hacerlo Raúl está vistiéndose con la ropa que le dejan sus amigos. “Me han dejado tirado como a un perro”, lamenta. 

Fuente: Nius

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *