Mr Avelain: «El gran trabajo del colectivo hoy es interno»

Destacados SCROLL Tendencia

Mr Avelain: "El gran trabajo del colectivo hoy es interno". El conocido youtuber gaditano y actor nos cuenta cómo se lleva eso de ser opinador profesional de éxito en las redes -80.800 suscriptores en su canal de YouTube y subiendo- y abordar cualquier temática a través de su personalísimo sentido del humor plagado de sentido común y muchísimo arte.

Recuerdo el primer vídeo que vi en tu canal de YouTube. Ponías patas arriba el sistema educativo tal y como lo hemos conocido, por lo menos los millennials. Me impresionó la manera tan directa y sincera de expresar algo tan obvio: en el colegio nos enseñan a estudiar pero no a sentir. ¿Siente Mr. Avelain que desde su canal ha abierto las mentes a mucha gente? Mr Avelain: «El gran trabajo del colectivo hoy es interno»

Bueno a veces me llegan mensajes y directos que sí que me hacen pensarlo. A mí lo que más me gusta es que la gente me diga que he expresado algo que llevaban pensando un tiempo y no sabían cómo decir, o que no habían caído en esta o aquella forma de ver las cosas y ahora tienen un nuevo punto de vista. Me gusta más eso que convencer tal cual. Pero de todas formas me parece que “abrir la mente” es un trabajo de todos los días, ser moderna es una dedicación en cuerpo y alma y tiene más de estar pendiente que de abrir… no sé si me explico…

¿Qué ventajas te ofrece, a nivel personal, ser opinador profesional en esa ventana al mundo que es YouTube?

Pues ventajas no sé si son, pero es genial poder leer opiniones tan dispares y tener tantas respuestas diferentes a un mismo tema. Creo que voy haciéndome a la idea de lo que la gente puede opinar de tal o cual tema leyendo comentarios. Tanto a favor, como en contra, como los que me dan a mí una visión nueva. No sé si es una ventaja, pero un aliciente para mí sí que es. Digamos que le tomo el pulso a cierta parte de la opinión pública leyendo los comentarios y directos que me llegan a través de los vídeos.

Mr Avelain: «El gran trabajo del colectivo hoy es interno»

Desde el reguetón y el machismo, pasando por la publicidad o las relaciones personales. Tu canal abarca diversas temáticas siempre hiladas con un particular sentido del humor, muy del sur, muy andaluz. ¿Las verdades con una sonrisa entran mejor?

Es que cuanto más me río, más en serio me lo estoy tomando. Y lo digo absolutamente convencido. Una vez leí que la risa es la anestesia del corazón, para que este soporte la verdad de lo que está viendo. Yo la relación llanto-seriedad y risa-trivialidad no me la creo mucho. Y esto sí creo que es muy Andaluz. ¿Sabes cuando te dan una noticia horrible y te da por reír…?
Pues es un poco eso. Creo que el humor y la risa me han salvado de mucho, y también creo que las reflexiones y las ideas profundas, cuando van de la mano de una risa también profunda, hacen más efecto. ¿Quién no se ha reído roto por dentro? Es que la risa es de un poder inmenso. De hecho las comedias, en las que se puede hablar de prácticamente todo, siempre se han mirado con recelo cuando se ha querido controlar a la población. Aunque ya te digo que para mí la diferencia comedia-drama, en la vida y en el cine, es un poco arbitraria. Un buen ejemplo de ambas cosas juntas es Carmina y Amén de Paco León. Me parece inclasificable como la vida y me identifico mucho con eso.

Opinar es el deporte nacional, todo el mundo lo puede practicar pero también conlleva sus riesgos. ¿A cuáles te has enfrentado y cómo lo has resuelto?

Bueno yo diría que hay dos principales. El primero es el escarnio público, que no te voy a mentir, duele. Obvio que aprendes a dar la importancia justa y tienes que recordarte que el que te ha escrito esto o aquello es muy probable que esté hablando de su libro y no del tuyo. Pero aún estamos aprendiendo con las redes, y así de primeras duele y te raya bastante, según el comentario. Tenemos mucha libertad en el anonimato y da la impresión de que mucha gente comenta como si el que hizo el vídeo no fuera a leerlo nunca o no fuera a estar presente. Me cuesta imaginarme a toda esa gente hablando tan directamente (o tan cruelmente a veces) como escriben sus comentarios.
Y lo otro es a cagarla, que también me ha pasado. Pero de esto aprendes mucho. Amplías miras. Y a la semana de haber publicado el vídeo y leído los comentarios, ya has cambiado de opinión porque has visto otras tantas formas de pensar y eso es genial. Creo que no hay ya un solo vídeo mío con el que yo mismo esté 100% de acuerdo. Y es guay y un poco perturbador a la vez, porque lo que queda en la red es lo que pensabas, no lo que piensas. Pero espero que de verlos y de leer los comentarios, esto le pase un poco a todo el mundo.

¿Qué has aprendido de la discrepancia, de estar expuesto por lo que dices?

Pues justo lo que te decía. Aprendes la de formas interesantes de ver un tema que hay. Me he acercado a las radicales feministas y a entenderlas (no a justificarlas ni a compartir a día de hoy muchas de sus opiniones, la verdad, pero creo que ahora las veo con mayor amplitud); a votantes de VOX; a profesores con unas u otras ideas; a madres… Esto me encanta, creo que es lo que más me gusta del canal, que también se reúne ahí gente muy muy diferente. Mr Avelain: «El gran trabajo del colectivo hoy es interno»

No será que hay demasiado ofendido, demasiada piel fina hoy en día…

Yo creo que la tendencia a refugiarse en la ofensa o la víctima es una tendencia muy humana. Yo la tengo y a veces, a mi pesar, también la ejerzo. Pero lo duro de las redes sociales es que premian mucho esto. Premian mucho los extremos por ser más llamativos. Tanto por encima como por debajo. Tienen mucha más interacción en redes las historias de gente maravillosa, feliz e inalcanzable, y también las de personas muy hundidas o desgraciadas, o que de repente son víctimas de una opresión. Y por supuesto el que es víctima lo es, debe decirlo, y debe reclamarlo como quiera y pueda. Pero tal vez deberíamos aportar más, no solo aplaudir la visibilización de una víctima, sino ofrecer alternativas tanto para elles, como para aquelles que quieran empoderarse y ganar valor. Es peligroso cómo los datos de interacción de tus redes, que no tienen matices, suben cuando eres víctima. Esto puede generar tendencia a refugiarse en ser víctima o incluso a buscar qué tipo de opresión puedo sufrir… Y ya te digo que denunciar las opresiones y señalar cuando alguien es víctima es totalmente necesario. Pero igual sólo eso no es suficiente.

Algunos de tus mejores contenidos están dedicados a poner frente a un espejo la realidad de las personas LGTBIQ+. Sus mitos, gustos, problemáticas, maneras de ligar…
¿Hay que quitarse aún mucho lastre de encima en el colectivo?

Para mí, el gran trabajo del colectivo ahora es interno, de cada uno. Hay que seguir luchando por nuestros derechos y por librarnos de la opresión en todas partes. Pero en nuestro país y en bastantes otros, ya tenemos bastante de lo teórico conquistado. Ahora toca creernos capaces de ser felices, y que lo que dicen las leyes que nos amparan lo diga también nuestro interior: que no somos ciudadanos de segunda, que podemos y merecemos ser felices como cualquier otro, y que ser víctimas no tiene que significar ser desgraciados toda la vida. Yo apoyo mucho lo que dice Gabriel (J. Martín) de conseguir una generación LGTBIQ+ (de hombres gays dice él por su especialidad) radicalmente feliz.

¿Cómo lo consigues hacer tú en tu día a día?

Terapia y no rendirse. Estar muy atento a qué creencia inconsciente me está negando tal o cual cosa, derecho o felicidad. Me costó mucho tiempo disfrutar del sexo tal cual, saber qué buscaba en las camas con los demás, creer que podía ser amado por alguien a quien amara y que ese amor no tenía peros ni condiciones, y era igual de válido que cualquier otro… Pero creo que la clave fue leer mucho, hacer terapia, estar atento y no rendirme. Muchos hombres gays que conozco creen que están bien porque están acostumbrados a ese nivel (precario) de bienestar. Yo lo estuve mucho tiempo. Hasta que te das cuenta de que no, de que hay mucho más ahí que se te negó y ahora tú mismo te niegas sin darte cuenta. Se puede estar bien pero de verdad. No que se puede “sobrellevar” esta vida, sino que se puede disfrutar y estar bien (en términos generales, nada de falso positivismo tóxico, en la vida pasan cosas que son una mierda y eso no te lo quita nadie). Mr Avelain: «El gran trabajo del colectivo hoy es interno»

¿Cuál crees que es el mayor reto al que se enfrentan las personas LGTBIQ+ en la actualidad? ¿Ayudan las redes sociales de alguna forma a superarlos?


Pues es un resumen de lo anterior. Se enfrentan a un trabajo interno de terapia y de autoreivindicación. Nos enfrentamos a dejar de ser víctimas por dentro. Esto es un trabajo duro y precioso, y para mí es el siguiente nivel. Las redes bien usadas pueden dar una sensación de comunidad y colectivo que puede ayudar muchísimo. Pero hay que vigilar esta tendencia a premiar a la historia de la víctima. Reclamar sí, instalarse ahí para conformarse con ser el “comprendido” no.


Mr Avelain también es Avelino Piedad, actor. ¿Lo tuyo siempre fue estar bajo el foco o esa vocación surgió con el tiempo?


Pues yo estudié biología, bailé y luego fui actor. Te diría que sí, que mi vocación siempre estuvo ahí, pero todo lo que hice y todo mi camino fue voluntad propia. Mis padres no me obligaron a nada, yo hice este recorrido siguiendo un poco mi propia inclinación, y en todo entré por propia voluntad. Pero cuando por fin me reencontré con el teatro y la interpretación, entendí que ahí estaba gran parte de lo que yo quería en mi día a día.


¿En qué escenarios podremos verte cuando la pandemia lo permita?


Pues tengo mucha suerte e incluso ahora se nos puede ver. Estoy en La función que sale mal, en el Teatro Rialto de Madrid. Yo soy lo que se conoce en teatro comercial como Swing, es decir que cubro a varios de mis compañeros haciendo distintos personajes según la ocasión, así que no todos los días estoy en escena, pero es un trabajo maravilloso y muy entretenido. Y además la obra es una comedia muy fácil de disfrutar y que, además, hace que se te olvide la pandemia un par de horas, cosa que se agradece muchísimo. La gente se lo pasa genial.


Mr. Avelain seguirá sacándonos una sonrisa desde su canal hasta…


No me he puesto límite. Hasta que siga teniendo tiempo y algo que contar… vete a saber. No tengo nada fijado ni nada programado así que de momento, mientras me siga dando el arrebato y me permita seguir trabajando, así haré.

1 comentario sobre «Mr Avelain: «El gran trabajo del colectivo hoy es interno»»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *