Pablo y su declaración

Música reflexiones

Por La Ninfa.

Bienvenidas cariñas, al balcón de la hetera, desde donde vamos a ver y comentar pues, nuestras cosas, nuestros quehaceres, nuestras señoradas. Lo que sí digo es que a este balcón se viene cagado, meado y ofendido de casa. Eso es así. Porque no tenemos nuestros nervios para más tonterías, que ya bastante tenemos con lo nuestro.

Otro que se ve que tampoco tenía sus nervios para más nada es Pablo Alborán. Al muchacho ya le olía el aliento a naftalina, y es que ya sabemos que los armarios son oscuros y albergan horrores.

Que la declaración de Pablete ayuda al colectivo por aquello de la visibilidad, vale. Que nos ha cogido de sorpresa… pues mira no. Porque para ustedes no sé pero desde este balcón todas las mariliendres de España y parte del extranjero lo sabíamos. Llámalo intuición o radar.

Aunque lo más fuerte es, que Pablo ya nos lo venía anunciando desde su primer disco, maris. Porque si tú analizas las seis primeras canciones, solo esas seis… eso es una historia a lo Brokeback Mountain con salida del armario final incluída que no puede ser más maravillosa. Muchas (y pongo el femenino porque fueron ELLAS) me dijeron “anda ya que tú ves maricones donde no los hay” “No puede ser, yo estoy enamoradísima” “Que no hombre, que seguro que se va con unas y con otras”. Yo soy la primera y me quito la careta para decir que oye, pues Pablo Alborán el muchacho… que me agrada, por no poner otra cosa y me digáis ordinaria. Pero niñas, es lo que hay.

View this post on Instagram

🙂

A post shared by Pablo Alborán (@pabloalboran) on

Resulta que el disco, su primer disco que se llama como él por cierto (la originalidad) comienza con la muy poco conocida “Solamente tú”. Y tú, y tú, y tú… ¿Tú quién Pablo? ¿Quién es tú? NOMBRES, PAPELES. En esta canción el género femenino no ha venido. No hay. Pero la gente supuso que era para una muchacha, cuando a lo mejor era para el hermano de la muchacha. Aparte que la frase “que sepa el mundo entero que tu voz guarda un secreto” es una poca premonitoria na más. La que sigue a este hit en el disco es “Miedo”. En esta hay una sola palabra en femenino, pero Pablo a nosotras no nos engañas. La canción habla de tener miedo de sentir más de la cuenta y que la otra persona, pues no. Vaya que te guste un tío hetero y tú no puedes decir nada pues por razones obvias. La tercera sería “Vuelve conmigo” y cito textualmente “Quiero beber de tu boca que me hizo renacer”. El primer beso no se olvida cariño, lo sabemos. Básicamente aquí ha tenido jaleo con “tú y tú y solamente tú” y se ve que bien, lo que se dice bien, no acabó. “Caramelo” es la siguiente en la lista y es la típica canción de roneo, de ven acá pa´cá. De tonteo fuerte. De las calores niño. De empezar a sentirte a gusto con los que está pasando.  “Volver a empezar” sería la siguiente en esta historia. Habla pues eso, de un nuevo comienzo. De una nueva versión de sí mismo (aten cabos). Y la sexta y última canción de esta teoría de la conspiración que no del disco es… “Me colé por la puerta de atrás”. No pienso comentar nada de esto porque creo que Pablo aquí nos lo dejó muy claro, pero no lo quisisteis ver.

¿Qué quiero decir con esto? Que os riais y que con la orientación sexual se nace. Es como ser rubio o moreno, algo más dentro de la increíble persona que eres. Y a ti Pablo pues nada, no te me enfades que esto es to’ cachondeo. No te voy a dar las gracias por que no es mi labor, pero creo que has ayudado a mucha gente a aceptarse y ver las cosas de otra manera. Y por ti, que ahora te sentirás un poquito más libre.

Hasta la próxima vez que me asome, “estarse” atentos cuando se levanten las persianas.

1 comentario sobre «Pablo y su declaración»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *